La empatía: ¿La olvidada de esta sociedad?

Cuando buscas la palabra empatía, llamada también inteligencia interpersonal, encuentras lo siguiente: “Es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otra persona puede sentir. Es decir, la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar.”

Parece ser que esta capacidad es susceptible de desarrollo y aumento. Se acrecienta cuando las necesidades afectivas y emocionales han estado cubiertas desde los primeros años de vida.

Y yo me pregunto ¿Si es susceptible de aumentar, lo es también de disminuir? ¿Puede ser que según las vivencias de cada uno, esa empatía vaya hacia atrás?

Según mi opinión ser una persona empática es una virtud, aunque serlo mucho, te puede llevar a sufrir lo que se llama El síndrome del quemado, es decir cansancio y desgaste emocional.

En estos últimos años me da la sensación que cada vez hay menos personas empáticas. No sé si es por la educación recibida o simplemente que con todo lo que está pasando a nuestro alrededor, la consigna es sálvese quien pueda y los demás que se apañen. Podríamos hablar de individualismo o incluso egoísmo.

Me da pena ver que vamos hacia atrás. En los malos momentos es cuando ese sálvese quien pueda, no sirve.

Este sentimiento, lo podríamos asociar con palabras como solidaridad, compasión, altruismo, etc. Palabras que están vacías de significado si no las ponemos en práctica.

Reconozco que no es fácil ponerse en los zapatos de otras personas cuando te van bien las cosas, pero la vida te puede cambiar en una milésima de segundo. Con esto no quiero decir que debamos ser empáticos, solidarios, compasivos por miedo a si algún día nos pasa a nosotros, eso sale de dentro, pero puede ser que haya personas que sólo sean capaces de entenderlo a través de este punto de vista.

En definitiva, cada uno es libre y vive como quiere, pero, como siempre digo, un día estamos arriba y el otro podemos estar abajo. Y seguro que entonces nos gustaría que se pusieran en nuestro lugar.

Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo, terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista

Mahatma Gandhi

Anuncios